ESCALANDO UN GLACIAR EN NORUEGA

DESCUBRE EL GLACIAR DE NIGARDSBREEN POR TU PROPIO PIE

¿Alguna vez has hecho algo totalmente diferente en otro país? Pues de algo así se trata este post. Te voy a contar mi experiencia escalando un glaciar en Noruega. ¡Sigue leyendo para saber más! 🙂 

Glaciar Nigardsbreen, antes de emprender la escalada

A simple vista puede parecer una actividad arriesgada y compleja. Cierto es que tienes que ir con cuidado, sobre todo a la hora de pisar en el hielo. Pero una vez que tienes esto dominado…. todo lo que viene es una aventura. 

Cuando organizamos esta escapada a Noruega, buscamos esta actividad ya que es algo que no puedes hacer en muchos otros lugares. Así que una vez nos informamos y leímos sobre el plan de la excursión, hicimos la reserva online. El precio por persona fue de 600 NOK (unos 62€ al cambio) por 4 horas de duración.

Aquí os dejo el enlace donde reservamos nuestra ruta, «Short Blue Ice Hike». Pero como podréis ver, la agencia tiene variedad de opciones en cuanto a excursiones, así que podéis escoger la que mejor se ajuste a vosotros. 

Reseva aquí tu excursión «Short Blue Ice Hike»

¿CÓMO LLEGAR?

La manera más rápida de llegar es en coche. Como os he comentado en el post de ruta por Noruega, prácticamente durante todo el viaje usamos el coche de alquiler. 

Pongo Leikanger como punto de inicio, puesto que nosotras veníamos de aquí. Una vez lleguéis a la zona del glaciar y accedáis al parking, buscad una pequeña caseta de madera desde donde empezará la excursión. 

LA ACTIVIDAD

La actividad empezaba a las 12:15, por lo que hay que llegar con un poco de antelación para prepararse. Una vez allí, confirman que tu reserva esté correctamente y te dan el equipamiento necesario. En mi caso me dejaron un calzado especial (yo ilusa de mi iba con mis deportivas), crampones para el hielo, arnés y un piolet o piqueta. 

Cuando estábamos todos preparados, salimos en un pequeño grupo con nuestro guía y lo primero que hicimos fue coger una pequeña barca que nos acercaría hasta el otro lado. Después tuvimos que andar unos 20 minutos hasta llegar a la falda del glaciar. Era aquí cuando nos teníamos que poner el arnés y nos ataron en fila unos a otros para caminar todos juntos.

Hasta aquí yo pensaba que la excursión en el glaciar consistiría simplemente en andar sobre unas pasarelas que previamente habían preparado, pero no. Así que poco a poco todos nos fuimos adentrando al glaciar. Se trataba de una actividad en grupo ya que tenías que caminar coordinadamente con los demás. De vez en cuando el guía iba haciendo paradas para poder hacer fotografías uno a uno y nuevamente continuar. 

Las vistas desde arriba del glaciar, haciendo la parada mientras comíamos un bocadillo

Una vez llegados arriba se hace una pequeña parada. Aquí se puede aprovechar para comer (llevad un bocadillo) mientras contemplas las vistas que tienes desde este punto. Es hora de prepararse para emprender el camino de vuelta y ¡cuidado con la bajada!. 

Es una actividad que recomiendo a todo el mundo, una experiencia completamente distinta y que además hace que estés en contacto con la naturaleza. Así que si dispones de tiempo, atrévete a escalar este glaciar. 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *