MARRUECOS: RUTA EN 6 DÍAS

Mi primera experiencia en África fue en Marruecos y es uno de los países que más me ha sorprendido. A veces surgen ciertas dudas antes de realizar un viaje: ¿será seguro?, ¿cumplirá con mis expectativas? Este lo superó en todos los aspectos. La diversidad en cuanto al paisaje, el desorden en las calles y lo destartalado que estaba todo hizo que me encantase la esencia de Marruecos.  

La ruta planeada para estos 5 días está pensada para aprovechar al máximo y tener la oportunidad de conocer varias ciudades. Teníamos muchos kilómetros por delante así que las 5 horas diarias en coche no nos las quitaba nadie. Pero me gustó mucho, me encantan los road trips porque considero que son la mejor forma de descubrir  nuevos lugares a tu aire. Tal vez sean sitios por los cuales nunca más volverás a pasar en la vida. A continuación, os detallo mi ruta en 6 días por Marruecos, así que si queréis saber más, ¡seguid leyendo!

DÍA 1: Del aeropuerto de fes a nuestro riad

El punto de entrada a Marruecos fue Fes. Tras aterrizar en el aeropuerto y pasar por el control de pasaportes, nos dirigimos hacia nuestro riad situado a la entrada de la Medina. En nuestro alojamiento tenían servicio de recogida al aeropuerto así que no tuvimos que preocuparnos de cómo llegar al hotel. Para mí esto fue muy cómodo porque la Medina es un laberinto donde es muy fácil perderse. Así que con esto, fuera preocupaciones para nuestra primera toma de contacto. 

La atención en nuestro riad de Fes fue inmejorable. Llegamos sobre las 22:30 y nos dieron la bienvenida con un té de menta y unas pastas típicas de allí. Así que cuando terminamos, nos fuimos a la habitación para descansar y poder empezar temprano al día siguiente. 

DÍA 2: FES

Por la mañana desayunamos tranquilamente en nuestro riad mientras decidíamos cómo hacer la ruta por la Medina. Finalmente optamos por un tour guiado de medio día que nos recomendaron en nuestro hotel. El recorrido duró aproximadamente dos horas y media y fue una buena forma de visitar la Medina tranquilamente sin el miedo a poder perderte. 

Las calles son un mundo y a pesar de estar todo tan «destartalado«, tiene su encanto. ¿Puede ser que nos llame tanto la atención porque es algo muy diferente a lo que estamos acostumbrados a ver? Seguramente sí 🙂 

Paseando no sentí ese agobio qué esperaba encontrarme. Y es que las calles no estaban tan abarrotadas de gente y, en parte fue porque visitamos la Medina un viernes, día festivo allí. Vimos varias mezquitas desde fuera (no podíamos entrar) aunque esperaba ver alguna más imponente. También vimos lugares como el mercado de lana, el mercado de pájaros, la peletería, etc.  

Algo bastante habitual es que los guías te lleven a tiendas locales y obviamente se lleven una comisión si compras algo. Desde mi propia experiencia, es algo que no me molestó ya que en ningún momento me sentí forzada a comprar absolutamente nada (ni lo hice). En la mayoría de las tiendas nos mostraron algo interesante: cómo trabajan la orfebrería a mano, el trato de las telas, alfombras, etc.

Creo que es algo importante que debes saber ya que las opiniones no siempre son las mismas al igual que las experiencias. Así que si no estás interesad@ en visitar tiendas locales, lo podéis acordar previamente con el guía. 

Tras acabar el tour, fuimos a comer a un restaurante que el guía nos recomendó. Comimos bien aunque el precio fue algo elevado para ser Marruecos. Pero esto es algo que podíamos esperar tras su «recomendación». Pero bueno, estuvimos un rato tranquilas y cómodas después de haber caminado varias horas. 

Para terminar el día, fuimos a ver el atardecer desde lo alto de una colina. Desde aquí arriba tienes una vista panorámica de la Medina de Fes y aprovechamos para sentarnos y ver cómo el sol iba desapareciendo poco a poco. 

DÍA 3: CHEFCHAOUEN (el famoso pueblito azul)

Empezamos bien temprano para poder desayunar antes de ponernos camino al pueblito azul. El guía nos recogió en nuestro riad a las 08:00 de la mañana porque teníamos unas cuantas horas de carretera por delante. Este tour lo contratamos con Sahara Desert Crew y el guía fue el mismo que nos acompañó en el recorrido Fes – Marrakech pasando por el desierto. 

El camino desde Fes se hizo bastante largo (unas 3 horas y media) pero, eso era algo que ya sabíamos así que disfrutamos de los paisajes que nos íbamos encontrando. 

En cuanto al pueblito azul, a mí personalmente me decepcionó un poco puesto que está lleno de turistas, demasiada masificación que hace que el encanto se pierda. Es muy bonito pero está muy enfocado al turismo

DÍA 4: DES FES AL DESIERTO DE MERZOUGA

Salimos temprano desde Fes al desierto y hacer noche allí. En el camino pasamos por muchos pueblos, uno de ellos llamado Ifrane, conocido como la Suiza de Marruecos y sitio para la gente adinerada. 

Por fin llegamos a Merzouga e iniciamos el camino hacia nuestro alojamiento en medio del desierto, las jaimas. Esta fue una experiencia increíble, estar en medio del desierto donde no hay absolutamente nada más que arena y el viento la va desplazando de un lado a otro. El sol iba cayendo poco a poco y hacía que los contrastes fuesen únicos.  

Al llegar a las jaimas nos encontramos con un alojamiento de lujo. No sé lo que esperaba pero en ningún momento pensé en encontrarme con las comodidades que tenía. Las camas eran grandes y cómodas, y había baño y ducha. Nos recibieron con una cena de bienvenida donde no faltó absolutamente de nada. Después nos sentamos fuera, donde nos enseñaron más detalles sobre la vida en el desierto. Al caer la noche, apagaron la hoguera y quedamos completamente a oscuras, las estrellas eran las únicas protagonistas.  

DÍA 5: DEL DESIERTO AL VALLE DEL DADES

El quinto día comenzó aún más temprano de lo normal para ver el amanecer. Estar sentada en lo alto de una duna y ver la salida del sol fue algo espectacular. Por supuesto que intenté retratarlo en imágenes pero la realidad supera la ficción. ¡Es una experiencia mágica que hay que vivir! 🙂 

Después desayunamos y nos preparamos para dejar atrás el desierto y seguir con nuestra ruta. Así que volvimos a la entrada del desierto, donde nos esperaba nuestro guía. 

Continuando con nuestra ruta, pasamos por otros lugares de interés como Tinghir,  una ciudad al este de Marruecos, situada al pie de las montañas del Atlas. Muy cerca también, las Gargantas del Todra, un espectacular cañón rocoso muy conocido por escaladores de todo el mundo. 

Terminamos el día en Ouarzazate, donde hacíamos noche. Tras llegar al riad nos dimos una buena ducha antes de cenar y así descansar. Era nuestra última noche en Marruecos.  

DÍA 6: DE OUARZAZATE A MARRAKECH

Por la mañana visitamos Ouarzazate, donde se rodó una de las temporadas de Juego de Tronos. Subimos al Kasbah, una pequeña montaña y contemplamos las vistas desde arriba.  Se tardan unos veinte minutos aproximadamente en subir y por el camino encontraréis las calles con las típicas tiendecitas con cosas locales. También vimos por fuera los estudios de grabación que hay. 

Después continuamos con el recorrido en coche y por el camino hicimos alguna que otra parada, como por las montañas del Atlas.

Finalmente llegamos a Marrakech y tocaba despedirse de nuestro guía, que nos había acompañado prácticamente todo nuestro viaje. Cogimos nuestras mochilas y nos dispusimos a visitar lo más importante de la ciudad. Lo primero que vimos fue la gran plaza, Jamaa el Fna, centro neurálgico de Marrakech. 

También visitamos el Zoco, un enorme mercado donde poder comprar infinidad de cosas. ¡Aquí es importante que saques tus mejores dotes para regatear! De lo contrario, te intentaran cobrar locuras por determinadas cosas (sobretodo por la piel). 

Marrakech también tiene otros sitios importantes para visitar, pero lo cierto es que nosotras estábamos cansadas. Preferimos perdernos por sus calles y ver lo que pudiésemos ver hasta que finalmente nos sentamos. En una plaza, con nuestras mochilas y con el último té de menta. Esa fue la última imagen de Marruecos antes de dirigirnos hacia el aeropuerto. !Qué experiencia tan espectacular! 🙂 🙂 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *